0
Publicado el 16 mayo, 2015 por z_killemall en Articulos
 
 

Desert Bus

Desert Bus es un juego que nunca salió para una consola que ya había muerto. Y sin embargo, muchísimos años después que salió siguen apareciendo remakes que permiten que el juego sea una leyenda viviente.

Eran principios de los ’90s y juegos como Doom y Wolfenstein 3D imponían la moda de los shooters de primera persona, atrayendo toneladas de público bajo el simple concepto de “si se mueve llenalo de balas”. Pero este nuevo tipo de juegos también atraía atención indeseada al mundo de los videojuegos, por grupos de gente indignada por el nivel de violencia y decidida a prohibir y censurar todo lo que fuera mínimamente ofensivo, por considerar que los juegos eran una mala influencia para los niños. Esto se vió muchísimas veces más con el paso del tiempo (como en la masacre de Columbine, por ejemplo), y más adelante esto terminaría regulándose con las clasificaciones para videojuegos, pero era la primera vez que la joven industria se encontraba con este panorama, y en el momento muchos desarrolladores lo veían como una amenaza enorme a su creatividad.

Coincidía que también era el momento en que los famosos comediantes e ilusionistas Penn & Teller estaban entrando al mundo de los videojuegos con una colección de minijuegos denominada “Penn & Teller’s Smoke and Mirrors”. Viendo el panorama que se avecinaba y la guerra de exageraciones entre los puristas de los videojuegos y los grupos anti-violencia, decidieron hacer un juego con un único objetivo: que fuera imposible considerarlo una mala influencia. Incluso si esto significaba hacer lo que sería llamado por varios “el peor juego de la historia”.

De hecho, no hay demasiadas capturas de pantalla que valga la pena mostrar.

La mecánica es extremadamente simple. Sos el chofer de un ómnibus en un viaje desde Tucson, Arizona hasta Las Vegas. El camino es completamente recto, el ómnibus no puede pasar de los 70 km/h de velocidad, y durante el viaje se pueden ver rocas, alguna planta e incluso paradas de ómnibus, pero todas están vacías. Básicamente, estás en un desierto y no hay tráfico, no hay gente, no pasa nada. NADA.

Por si no fuera suficiente, el viaje dura 8 horas y no se puede guardar ni pausar en el camino. Si te salís de la ruta aunque sea por un momento debés comenzar de cero, y por más que la ruta es derecha, el ómnibus tiene un mínimo problema de dirección, así que dejar el acelerador apretado con cinta no es una opción.

Desafortunadamente, si bien el desarrollo del juego se completó, la plataforma elegida fue el Sega CD (una unidad de CD lanzada como add-on del Sega Megadrive / Genesis). Poco antes que saliera el juego, el Sega CD fue descontinuado e Imagineer Entertainment (la empresa encargada de desarrollar y distribuir el juego) cayó en bancarrota. Se habló con otros distribuidores de juegos pero no demostraron interés en Smoke and Mirrors.

Durante los años posteriores solo quedaron las copias que fueron entregadas a los medios para realizar reseñas, y la mayoría de los minijuegos cayeron en el olvido. Pero Desert Bus fue fuente de varias anécdotas y rumores por los pocos que realmente lo habían jugado, convirtiéndose en una suerte de leyenda bizarra.

En 2006 LoadingReadyRun (un grupo de comedia en internet) escuchó sobre Desert Bus, y decidió hacer todo lo posible para traerlo a un nuevo público, y de paso hacer algo bueno con él. Utilizando una de las copias que terminaron filtradas en internet organizaron un evento para la fundación Child’s Play (dedicada a llevar consolas y videojuegos a hospitales infantiles de todo el mundo), un torneo que tendría como ganador a quien soportara más horas jugando al monótono juego. Por cada donación realizada, el ganador tendría la posibilidad de recorrer un tramo del famoso recorrido de Tucson a Las Vegas. Finalmente Desert Bus For Hope y Desert Bus 2: Bus Harder tuvieron un gran éxito, recaudando casi 100.000 dólares entre ambas. Como anécdota, el ganador de Desert Bus For Hope resistió 30 horas jugando, mientras que un jugador bastante más testarudo ganó Desert Bus 2 soportando unos increibles 6 días y 11 horas!

Despues de 20 años y versiones nuevas para Android e iOS, Desert Bus nos demuestra que la extrema falta de creatividad puede ser vista como una forma de creatividad en si misma.


z_killemall

 
Imagen de perfil de z_killemall
Desarrollador de software, intento fallido de baterista y fanatico de los videojuegos. Con el paso del tiempo desarrollo un interes en todo lo relacionado con las primeras generaciones de juegos (años '80 / '90), asi como tambien con el hardware y software poco conocido (por ejemplo prototipos, kits de desarrollo o consolas canceladas).